Abdomen y cintura

Abdomen y Cintura

Estamos ante uno de los grupos musculares más bonito y deseado y que a la vez tanto cuesta su localización sin conllevar molestias, incluso dolores de espalda.

Aparte de tener como función sujetar nuestras vísceras y participar en los movimientos respiratorios, los músculos abdominales están al servicio (en colaboración con otros músculos) de la movilidad, desplazamientos, giros y circunscripciones de la columna.

Se originan en las vertebras más bajas del bloque torácico y se insertan en la cresta ilíaca (pelvis). Por tanto cuando se contraen aproximan estos dos puntos. Esta es la base del trabajo abdominal.

La explicación clara y precisa de cómo nuestra anatomía prevalece ante “la moda”, no nos cabe en esta página. Por eso os invitamos a entrar en los artículos, que tocan en profundidad este tema.

Queremos aclarar un concepto simple; no tenemos dos abdominales; abdominales superiores (como si estuvieran arriba y se localizaran elevando el tronco) y abdominales inferiores (como si fuesen los de abajo y se trabajasen elevando las piernas). NO. La localización lógica, es la zona alta porque entre otras cosas son más potentes y la localización en la zona baja tiene más que ver con la colocación de la columna y con la predisposición o capacidad física.

Si se produce dolor lumbar (normalmente porque interviene un músculo que se llama psoas y que al contraerse desplaza a la columna hacia adelante) lo sensato es parar; algo no estamos haciendo bien.

Como norma básica los ejercicios de amplio recorrido con apoyo en los pies deben evitarse y más en personas que padezcan de la zona lumbar o bien embarazadas, mamás recientes o quien padezca de hernias inguinal o de hiato.

Hacer fuerza con el cuello o tirar de la cabeza con los brazos son errores demasiado comunes.