Consejos para no abandonar el gimnasio


Todos los años hay dos fechas en las que los gimnasios reciben un aluvión de peticiones de matrícula. La primera es a partir del 2 de enero, cuando se han terminado las fiestas navideñas y la gente quiere enmendar los excesos que han cometido. Y la segunda es justo antes de que empiecen las vacaciones de verano para lucir tipazo en bañador.


No obstante, en el mejor de los casos se acaba por abandonar el centro en pocas semanas, si no se llega incluso al punto de ir al gimnasio únicamente el día de la matrícula y no volver. Y en el caso de quienes compran material de gimnasiocon la excusa de entrenar en casa, también es probable que acaben por convertirse en un montón de trastos apilados en un rincón.


Algunas veces se abandona el gimnasio porque se producen lesiones por realizar movimientos inadecuados al no ser conscientes de que se necesitan las pautas de alguien experto que nos indique cómo practicar los ejercicios.


Estos son algunos consejos para no abandonar el gimnasio.


Calentar siempre


No es nada recomendable ponerse a hacer ejercicio sin haber calentado y estirado convenientemente los músculos. Esto evitará sufrir lesiones y relacionar el ejercicio con experiencias negativas.


Los estiramientos suaves calientan nuestros músculos y nuestra elasticidad es mayor, por lo que resistimos mejor el ejercicio y se reduce el riesgo de lesiones.


Es importante evitar forzar las articulaciones cuando utilizamos los aparatos del gimnasio. Si notamos un calambre o algún tipo de molestia, debemos parar de inmediato y esperar a que se pase.


Consultar a un experto


En caso de que no hayamos hecho nunca ejercicio, o incluso aunque lo hayamos hecho, es importante consultar a un experto que nos ayude a conocer nuestra condición física y nos recomiende los ejercicios más adecuados dependiendo de ello.


Hay que tener en cuenta si hemos sufrido lesiones con anterioridad, nuestra edad y nuestra condición física para que se nos elabore un plan específico que nos permita ver resultados y encontremos la motivación adecuada para continuar con nuestro plan de entrenamientos.


No esperar resultados inmediatos


Este es uno de los mayores motivos por los que se abandona el gimnasio en pocas semanas. Y es que muchos piensan que comprar material de gimnasio segunda manoo ir de vez en cuando es suficiente para notar en dos o tres semanas unos resultados asombrosos, así que cuando ha pasado ese tiempo y no los ven, piensan que no merece la pena continuar.


No obstante, los expertos indican que los efectos puede que no se hagan claramente visibles sino hasta pasados tres meses desde que se comenzó a hacer ejercicio, por lo que lo más importante es la continuidad. Los efectos se verán y será evidentes siempre y cuando se continúe con el entrenamiento.