Femoral a un pie

Guía rápida:

  • Colocados en la máquina de “femoral a un pie”.
  • Hacemos el recorrido completo de flexión y extensión de la rodilla de una pierna, hasta acabar la serie y acto seguido la otra.

    Descripción del ejercicio:
    Nos colocamos en esta máquina bien afianzados para evitar movimientos innecesarios, y trabajamos una pierna haciendo el recorrido completo de flexión y extensión de la rodilla. Tras acabar la serie hacemos lo mismo con la otra pierna.

    Principal músculo implicado:
    Femoral (isquiotibiales-bíceps crural).

      Evitar:
      – Presionar con la parte baja del cuádriceps (bastos).
      – Desplazar la pelvis (trasero) hacia atrás.
      – Flexionar el tobillo para hacer fuerza con el gemelo.
      – Utilizar pesos excesivos.

      Observaciones:
      – Si la máquina no está bien diseñada, tendremos limitación del recorrido al tapar el pie con el suelo. En este caso merece la pena poner un pequeño “levante” bajo el pie de la pierna con que nos apoyamos.

      – Si se nos eleva el trasero al hacer el ejercicio, lo estamos haciendo mal. Estamos accionando el “recto anterior” del cuádriceps, que es flexor de la cadera y esto conlleva que el peso utilizado no lo mueve el femoral y debido a esto se pierde la forma que separa y “recorta” el femoral del glúteo; con lo que visto de perfil parece que ambas cosas son una sola y anatómicamente es feo (hacemos incapié en este punto, puesto que hay culturistas que lo trabajan así y tienen esta forma que difícilmente subsanarán).

      – Otro defecto es contraer los pies para que cueste menos mover el peso. De esta forma nos ayudamos con el gemelo, que incide en el inicio del recorrido.

      – El femoral es un grupo muscular débil que, a parte de trabajarlo con pesos moderados, conviene realizar estiramientos con frecuencia.