La buena alimentación es esencial


El cuidado de nuestra alimentación es siempre un asunto recurrente cuando hablamos de la salud y el deporte, aunque a menudo nos dejamos llevar por los impulsos y acabamos por comer cosas que no solo nos aportan poco en sentido nutricional, sino que encima nos hacen sentir culpables porque sabemos que no las tendríamos que haber comido. El estilo de vida tan ajetreado que llevamos hoy en día es en parte responsable de que no comamos de una manera equilibrada, pero con un poco de planificación y algunos consejos sencillos nos será más fácil comer bien y no cometer tantos errores que nos pueden pasar factura más adelante.


Planifica con antelación


Dejar al azar lo que vamos a comer en parte es lo que nos lleva a tomar comidas poco equilibradas. Como no tenemos tiempo de preparar algo nutritivo que nos ayude a mantener el ritmo, recurrimos al final a la comida rápida o a coger cualquier cosa de la nevera y prepararlo enseguida.


Pero si elaboramos un plan de comidas con antelación, cuando vayamos a hacer la compra sabremos lo que necesitamos, y por ejemplo podremos comprar naranjas valencia para tomar de postre o como tentempié en lugar de llevarnos esa bolsa de pasteles industriales que tienen tan buen sabor, pero que solo contienen grasas y calorías vacías.


No hagas la compra con hambre


Acostúmbrate a ir a la compra cuando hayas comido. Está comprobado que cometemos muchos más errores de juicio en el mercado cuando salimos a comprar con hambre.


Si estamos bien alimentados y no sentimos esa sensación de vacío en el estómago al empujar el carro, no nos sentiremos tentados a comprar nada que no sea lo esencial, de modo que si lo combinamos con una lista de la compra bien organizada, además de alimentarnos de manera saludable lograremos que nuestro bolsillo también esté en mejores condiciones.


Una buena idea, que cada vez es más fácil de poner en práctica, es comprar por Internet. Hoy hay muchos mercados que venden en línea y te traen la comida a casa, desde comprar naranjas online hasta productos dietéticos en caso de que sea necesario.


No obstante, es recomendable salir a hacer la compra a diario y caminar hasta el mercado. Pero como somos conscientes de que esto hoy no suele ser posible, procura compensarlo con una buena sesión de ejercicio moderado, como correr o ir al gimnasio cuando salgas del trabajo.


Haz las cosas sin prisas


Ya sé que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero es sumamente importante que no hagamos las cosas de forma precipitada. Pensar de antemano nos ayudará a tomar mejores decisiones, que no nos hagan sentir mal después. Por eso, si planificamos con antelación las comidas no tendremos tanta prisa a la hora de hacer la compra, pues sabremos en todo momento hacia dónde vamos en los pasillos de nuestro supermercado habitual, y optimizaremos el tiempo que pasamos comprando.


Cocinar con tranquilidad también no permitirá terminar encender la freidora y acabar comiendo algo rápido que no nos aporte nada de verdadero valor nutritivo.