¡La fruta! ¿Engorda?… ¿O adelgaza?

La mayoría de las personas nos pasamos la vida deseando tener unos kilos de menos o unos cuantos kilos más, o la cintura más estrecha, o los muslos menos flojos… o los abdominales marcados… y un largo etcétera.

Pero, también, la mayoría nos despreocupamos por obtener una buena información mediante un buen libro, un buen profesional o, ¿por qué no?, algún seminario o cursillo que nos merezca confianza. Así podríamos conocer, por ejemplo, las propiedades de los alimentos y de esta manera conocer lo que esos alimentos ‘’hacen’’ en nuestro organismo. Por ejemplo:

LA FRUTA.

Es de dominio público que las frutas son fuente de vitaminas y que éstas (las vitaminas) son substancias orgánicas que nuestras células necesitan en cantidades microscópicas (muy pequeñas) para que funcionen correctamente. Bueno, eso es así. Como no es menos cierto que las vitaminas se encuentran, aparte de en las frutas, en otros muchos alimentos y de diversas procedencias; unos del reino vegetal y otros del reino animal, ya que existen varias vitaminas y de diferentes tipos.

Pero volviendo a la fruta en concreto, como bien sabemos, pertenece al grupo de los ‘’GLÚCIDOS’’, o sea ‘’HIDRATOS DE CARBONO’’. Éstos pueden ser simples o sencillos (en cuanto a su composición orgánica), menos simples o complejos.

¿Sabes a cuál de estos apartados pertenece la fruta? ¡A los simples! Este tipo de glúcidos son los que más engordan y los que con más facilidad se pueden convertir en tejido adiposo, sobre todo si los ingieres después de una comida. ¡¿No te lo imaginabas eh?! Pues sí. Pese a todo lo que se diga, esto es así.

A menudo oímos a personas que intentan justificarse diciendo que ‘’no comen como para estar así’’, que ‘’no saben cómo pueden engordar’’… y dicen: ‘’yo, cenar… no ceno. Como fruta, eso sí toda la que apetece, y ya no como nada más a no ser de un yogurt.’’ Es evidente que éste mal hábito contribuye a su estado de sobrepeso.

Entonces todo esto quiere decir, ¿qué no hay que comer fruta? NO, NO QUIERE DECIR ESO.

Pero sí quiere decir que aquellas personas que deseen adelgazar y estén en ese proceso, la fruta se lo va a hacer más difícil para poder adelgazar.

No obstante que nadie se lleve las manos a la cabeza, pues la naturaleza es sabia y tiene recursos; ¡pues sí! Hay fruta que no sólo no engorda si no que ayuda a adelgazar y a perder tejido adiposo: LA FRUTA ÁCIDA.

¡Ah! Tómala sola (una ingesta en la que sólo comas esa fruta) y antes del mediodía solar.

2009, Miguel Valenciano Arranz, para www.amdeged©