Los efectos del azúcar en nuestra dieta

¿Cuántos de nosotros no hemos pasado por delante de una pastelería y hemos tenido que hacer un titánico esfuerzo para no entrar y llevarnos la mitad del expositor, lleno de suculentos croissants, cañas de crema, bollos y tartas? Que levante la mano quien no ha sucumbido a la tentación alguna vez.

Todos estos postres tienen un sencillo elemento en común, el azúcar. Actualmente este elemento nos rodea y se nos ha educado con la indiferencia hacia este producto, pero la realidad es bien distinta y deberíamos fijarnos en él, mucho más de lo que pensábamos.

El azúcar no sólo lo encontramos en las pastelerías, sino en casi todos los productos que hayan sufrido algún tipo de proceso, como pueden ser los cereales de desayuno (incluídos los dietéticos), los zumos de frutas envasados (incluso si no llevan azúcares añadidos), la comida enlatada o congelada, el pan, o incluso las ensaladas ya embolsadas.

Y qué efectos puede tener en nuestro cuerpo el consumir azúcar en cantidades elevadas?

El azúcar (también conocido como sacarosa) se compone principalmente de glucosa y fructosa, y posee un contenido de 4 calorías por gramo (una cuchara de café contiene 4 gramos), todas ellas calorías vacías, es decir, sin ningún otro nutriente.

Entre los efectos que produce en el organismo podemos encontrar:

-Efectos en el sistema inmune: Existen estudios que demuestran que el azúcar produce una alteración de las defensas durante horas después de su ingesta, dejándonos más vulnerables ante cualquier virus o infección durante ese período. Concretamente intervienen la correcta función de los glóbulos blancos.

-Efectos en el sistema endocrino: Disminución de la líbido, ansiedad, nerviosismo o hipertensión, son efectos generados por el azúcar, ya que afecta a la secreción de hormonas, alterando el funcionamiento de las glándulas encargadas de su producción.

Obesidad: La hormona insulina, al ser segregada por el páncreas tras la ingestión de azúcar, ordena que el cuerpo transforme la glucosa en glucógeno y lo almacene como combustible en los músculos y el hígado. Sin embargo, una vez estos depósitos se encuentran llenos, lo siguiente será almacenarlo como células grasas.

Se están realizando actualmente estudios sobre el factor de crecimiento IGF y la insulina (ambas son hormonas cuya segregación en niveles elevados es provocada por el exceso de azúcar) debido a la creencia de que niveles elevados de las mismas pueden alimentar el crecimiento de células cancerosas.

Además, el azúcar también se considera parte culpable en enfermedades como la diabetes, problemas cardíacos o incluso infecciones como la candidiasis.

Qué cantidad de azúcar podemos considerar excesiva?

Se debería mantener la ración diaria de azúcar en no más de 25 gramos para las mujeres y 37 para los hombres.

Debemos procurar evitar los alimentos procesados o con azúcares añadidos, y fijarnos en las etiquetas de los productos, justo en la sección donde indica:

“-Hidratos de carbono: X gr.

-De los cuales azúcares: X gr.”

Además, actualmente tenemos opciones en el mercado que nos permiten eliminar el azúcar de nuestra dieta, sustituyéndolo por productos como la stevia, una planta nutritiva, 15 veces más endulzante que el azúcar, con propiedades antibióticas, diuréticas y capaz de mantener a raya los picos de insulina.