Naranjas, mejor en temporada


Ya hemos hablado acerca de lo buenas que son las naranjas para nuestro organismo. Suponen una importante fuente de nutrientes esenciales, por lo que deberían estar presentes en nuestra alimentación de manera regular. Por eso, en lugar de repetirnos y hablar de esto, queremos comentar algunos detalles que nos ayudarán a aprovechar mejor esta fruta, sin importar si preferimos comprar naranjas de Valencia a domicilio o somos más de acercarnos la mercado y elegir nosotros mismos las frutas.


Y es que la temporada es muy importante para aprovechar mejor las excelentes propiedades de las naranjas, así que nos conviene saber cuáles son los meses del año en los que estas están en su momento, así como las clases de naranjas que hay en cada momento.


Los meses idóneos


En el hemisferio norte, la temporada de naranjas comienza en septiembre y acaba en enero, aunque es entre octubre y diciembre cuando las naranjas están en su mejor momento, tanto las de hacer zumo como las de mesa. Antes o después también puede haber alguna clase, como las mandarinas, que suelen tener su época unos meses más allá de enero. Esto quiere decir que si te quieres asegurar de que recibes naranjas ecologicas a domicilio es durante esos meses cuando las puedes encontrar. Si alguien te las ofrece fuera de esa temporada, o te está engañando o las están trayendo de otro país, con lo cual se estarán perdiendo una gran cantidad de nutrientes.


La mejor manera de consumir naranjas


Para que las naranjas tengan un sabor más intenso y sea mucho más agradables de comer, lo mejor es tenerlas guardadas en algún sitio a temperatura ambiente, ya que el frío hace que pierdan una parte importante de su sabor.


Si por alguna razón queremos tener naranjas guardadas en la nevera, es preferible sacarlas la menos un par de horas antes de consumirlas para que se atemperen. De este modo además obtendremos más zumo si las exprimimos o al comerlas notaremos que están más jugosas.


A la hora de exprimirlas, lo mejor es utilizar un exprimidor de cítricos en lugar de una licuadora, Así evitaremos llegar hasta la parte blanca que amarga y resulta bastante desagradable de tomar. Esta es una de las razones por las que algunos zumos no tienen dulzor y hace falta añadirles azúcar.