Peso muerto

Guía rápida:

  • De pie, con una barra en las manos.
  • Inclinamos el tronco flexionando ligeramente las rodillas y regresamos a la posición inicial.

    Descripción del ejercicio:
    Cogemos una barra a una anchura algo superior a la de nuestros hombros, con el peso adecuado y en posición de pie. La separación de las piernas será similar a la de los hombros. Comenzamos el recorrido de bajada hasta poco antes que los discos toquen el suelo y en su trayectoria flexionamos ligera y gradualmente las rodillas, manteniendo una clara hiper-extensión de columna y desplazando la pelvis hacia atrás. La barra se deslizará a ras de la zona tibial, sin pretender adelantarla, hasta donde nos atamos el calzado. Con la columna igualmente hiper-erguida y la cabeza bien levantada, iniciamos la subida apoyando decididamente la barra en los muslos al final, al tiempo que hacemos un desplazamiento escapular hacia atrás. Lógicamente durante el recorrido de subida (concéntrica), vamos estirando gradualmente las rodillas.

    Principal músculo implicado:
    Lumbares.

    Evitar:
    – Coger grandes pesos sin la técnica adecuada.
    – Realizar el ejercicio encorvando la columna.
    – Desplazar en exceso el tronco hacia delante, separando la barra de las piernas.

    Observaciones:
    – Pese a que puede parecer un ejercicio arriesgado para la espalda baja, realizado con buena técnica es sin duda el menos agresivo, incluso con grandes kilajes, pero bien realizado.

    – La biomecánica del ejercicio permite implicar una gran parte de los músculos más potentes del cuerpo y a menos que haya presencia de problemas lumbares, es un ejercicio muy aconsejable y poco agresivo.

    – Comenzad con pesos pequeños y no olvidéis de desplazar generosamente el “pompis” hacia atrás.