Propiedades y beneficios de las naranjas


Todos sabemos que comprar naranjas es siempre un gesto con el que nos hacemos con una buena dosis de vitamina C, muy necesaria para que nuestro organismo pueda resistir los resfriados en invierno y nuestra salud durante esta época del año no se vea resentida. Pero las naranjas no son buenas solamente por el alto contenido en este vitamina, sino que también cuenta con otros nutrientes esenciales que incluso están relacionados con la prevención de problemas de salud tan graves como lo es el cáncer. De hecho, los expertos la consideran como uno de los alimentos más saludables del mundo.


Vamos a repasar los principales nutrientes y beneficios que tiene esta fruta, que todos deberíamos aprovechar porque además de beneficiosa está al alcance de nuestros bolsillos.


Nutrientes saludables


Según algunos estudios reciente, las propiedades curativas de las naranjas se han asociado con determinados nutrientes como los flavonoides, los polifenoles y su combinación con la vitamina C, un poderoso antioxidante.


También hay una molécula en concreto, el herperidin, que se encuentra en las naranjas y que se ha mostrado muy eficaz en la reducción de la presión arterial, así como el colesterol. Además, tiene propiedades anti-inflamatorias. Este nutriente está presente sobre todo en la cáscara y la parte blanca, por lo que la mayor parte de las veces se termina desechando, sobre todo cuando hacemos zumo.


La vitamina C y el sistema inmunológico


Sabemos de su alto contenido de vitamina C, pero en ocasiones ignoramos lo que esto supone cuando compramos naranjas online. Ese antioxidante previene el daño de nuestras células, por lo que se trata de un protector frente al riesgo potencial de padecer cáncer, especialmente en las zonas en las que las células se reproducen de forma más rápida, las mutaciones del ADN se pueden prevenir hasta cierto grado incluyendo en nuestra alimentación una dosis adecuada de vitamina C, lo que se consigue con algo tan simple como comerse dos naranjas.


La vitamina C también se relaciona con la reducción de los síntomas mas graves de artritis, reuma o asma, así como el colesterol perjudicial, que puede ser la causa de infartos y derrame cerebral.


En lugar de tomar suplementos de vitamina C, es mucho mejor tomarla en forma de zumo de naranja. Existen diversos estudios e informes que lo demuestran.


La cáscara y el colesterol


Un tipo de compuestos que se encuentran en la cáscara de las naranjas, denominados flavonas polimetoxiladas, tienen un gran potencial para reducir el colesterol de un modo mucho más eficaz que algunos medicamentos que se venden con receta en las farmacias, además de que no tienen efectos secundarios. No tiene ningún efecto sobre el colesterol HDL, de modo que el consumo de la cáscara de las naranjas no afecta negativamente a los niveles de colesterol beneficiosos para nuestro organismo.


Los expertos en nutrición recomiendan en la actualidad rallar una cucharada de cáscara de naranja o mandarina limpia sobre una ensalada, en una infusión, un yogur, una sopa o un plato de arroz, por ejemplo. Esta simple práctica podría contribuir a que muchos problemas de colesterol desaparecieran sin necesidad de un tratamiento clínico complejo.


Buena fuente de fibra


Los beneficios de las naranjas continúan también con su fibra, que ayuda a prevenir la arteriosclerosis, mantiene los niveles de azúcar en la sangre bajo control y previene de estreñimiento y diarreas. Se la relaciona con una mejora en el síndrome de colon irritable y puede reducir las piedras en el riñón.