Tríceps en polea

Guía rápida:

  • De pie, frente a la polea de tríceps con el agarre adecuado.
  • Hacemos la extensión total de los brazos y volvemos a flexionarlos.

    Descripción del ejercicio:
    Preparamos la “polea de brazo” en su posición alta, colocamos el agarre adecuado (recto) y lo agarramos con las palmas hacia abajo (prono). Nos colocamos de pie con ligera semiflexión de rodillas y tronco con ligera inclinación hacia delante. Acercamos o adherimos los brazos cerca del pectoral externo, quedando el agarre próximo a la altura de los hombros (con los brazos en su máxima flexión). De esta posición realizamos la extensión completa de los brazos procurando la perpendicularidad de; hombro-codo-agarre. De aquí regresamos a la posición inicial con trayectoria curva.

    Principal músculo implicado:
    El tríceps.

      Evitar:
      – Que en las trayectorias se muevan u oscilen los brazos.
      – Modificar la posición del tronco.
      – Encorvar la columna.
      – Elevar los hombros y “sacar” trapecio.
      – Limitar el recorrido.
      – Separar los codos de la línea del cuerpo.

      Observaciones:
      – Este ejercicio admite diferentes formas de agarre: con maneral recto y manos en pronación, con maneral en forma de “uve”, y con maneral recto y manos en supinación; todos con idénticas características.

      – Parece que existe cierto “vicio” de limitar el recorrido de subida a sabiendas (pensando que es mejor). El recorrido por norma ha de ser completo, salvo que en ocasiones y con alguna finalidad concreta -y de forma puntual- se aconseje la parcialidad de la trayectoria.

      – Es un ejercicio extraordinario que da buena forma a la “herradura” del tríceps.

      – Bien realizado carece prácticamente de contraindicaciones.